El trabajo formativo del club Español para poner el básquetbol de Panguipulli en un sitial de honor

Un esforzado y silencioso trabajo formativo ha desarrollado el Club deportivo Español, reflotando la disciplina del básquetbol que hace un par de décadas se vivió intensamente en la comuna de Panguipulli.

La directiva que encabeza su presidente, Luis Vivar Torres, está comprometida junto a los padres, en seguir apoyando la organización de campeonatos y giras, que los han llevado incluso a la isla grande de Chiloé a representar a nuestra comuna.

Recientemente recibió recursos del Gobierno Regional de Los Ríos, para la compra de materiales, juegos de camisetas, pago de arbitrajes y salidas, que les permita seguir escalando en ligas mayores del baloncesto regional y nacional.

Este fin de semana se realizaron encuentros amistosos con su símil de la escuela Manuel Anabalón, según nos comentó la entrenadora, Camila Eugenin Díaz, y después del cuarto masivo deportivo realizado en Panguipulli “este domingo viajamos a la quinta versión regional en la comuna de Corral, y la próxima semana el equipo Sub 18 estará presente en Calbuco – región de Los Lagos – hasta donde llegarán delegaciones de Santiago, Valparaíso, Talca y Valdivia entre otras ciudades”.

Agrega que la idea no deja de entusiasmar a los representantes de Español, ya que “se trata del primer campeonato interciudades, que nos tendrá varios días fuera de Panguipulli, además en una región, donde el básquetbol es muy fuerte, como disciplina”.

También tuvo palabras de agradecimiento para el Director de la escuela Manuel Anabalón, Luis Quiroga, ya que en su gimnasio se realizan los entrenamientos y el colegio está invirtiendo para contar próximamente con un tablero electrónico. “Lo que viene a demostrar el compromiso que han asumido desde su propio esfuerzo por el deporte”, acotó Camila Eugenín.

A su turno, Rafael Soto Martínez, tesorero del club, agregó que “Cada categoría se mantiene en constante movimiento, y cada paso que hemos dado es fruto del esfuerzo de cada uno de ellos y el apoyo de sus apoderados, porque los recursos siempre son escasos y últimamente se han reforzado con la adjudicación de proyectos regionales”.

Su mayor orgullo ha sido sacar a los niños y jóvenes del sedentarismo, para llevarlos a las prácticas deportivas y de esta manera poner en movimiento la disciplina del básquetbol, que tiene una historia, con un pasado glorioso en Panguipulli.